domingo, 14 de noviembre de 2010





Ay que preparado para infinitas oleadas de tranformacion, algún día tendremos la capacidad de amar al mundo entero .